viernes, 3 de marzo de 2017

¿ES EXAGERADO DECIR? ¡QUÉ CHARCA POLÍTICA!

Perdonad si hago afirmaciones rotundas sobre las prácticas políticas que vivimos, o sufrimos, cada día. En todo caso yo me incluyo como corresponsable de estas prácticas, por la función pública y partidaria que he jugado durante un largo período. No me considero un mirlo blanco. 
Pienso que estamos en una época de gran mediocridad moral, política, cultural y social. A mi entender esto se expresa, entre otras formas, en la superficialidad, banalidad, renuncia a defender ideas fuertes y propuestas sólidas, si es que se tienen, sobre las cuestiones esenciales que conforman la vida colectiva. No quiero ser injusto, y quede claro que vuelvo a  considerarme también corresponsable de esta degeneración que se ha ido desarrollando en un largo proceso, pero esa realidad, esa charca política, la veo aquí y allá, en España, incluida Catalunya como vanguardia de las peores decisiones en recortes sociales, mentiras y engaños; en la Unión Europea, en conjunto y país por país. De momento no abarco más porque apretaría poco.
Y se me ocurren algunas cosas para la reflexión, para que no nos quedemos contemplando la realidad, estáticos, sin hacer nada, sin esperar milagros de esa reflexión. Hay algo mucho peor que contradecirse, chocar dialecticamente, o equivocarse en las opiniones y acciones, y es renunciar a la polémica teórica y política de fondo y a la confrontación social, no argumentando ni defendiendo  nada de contenido alternativo, para no equivocarse ante el sistema de lo politicamente correcto. Estoy hablando, naturalmente, de las organizaciones políticas, sindicales, o de orientación profesional e intelectual que se reclaman de la izquierda, de la teoricamente más radical a la voluntariamente moderada. Se acepta, en definitiva, el pensamiento único y se polemiza sobre las formas de expresar este pensamiento, sin salirse del estatus que marca el sistema. Y la dinámica social y política se limita a los escarceos retóricos en la periferia del debate de fondo y la lucha social.
Llego a una  primera conclusión definitiva sobre lo expuesto, esperando tener suerte, aunque, de momento, no confío mucho en ello: desearía que la izquierda que todavía no ha claudicado de sus principios y valores, al menos retoricamente, se diera cuenta de que sin una nueva reformulación, o reconstrucción, de la teoría y la práctica política de cambio alternativa al capitalismo, no hay solución de fondo para avanzar, discretamente pero gradualmente, hacia una sociedad de verdadera justicia social, igualdad, democracia critica y consciente y horizonte socialista. 


FABRA ENSALZADO POR RAJOY, ANTES DE ENTRAR EN LA CÁRCEL POR CORRUPTO.
      RAJOY APOYANDO A PEDRO ANTONIO SÁNCHEZ PRESIDENTE DE  MURCIA.
                                           PEDRO SÁNCHEZ VENDIENDO HUMO..
                                IGLESIAS Y MONEREO, INTERESES COMPARTIDOS.
                                        SÁNCHEZ Y HOMS, LA NUEVA IZQUIERDA.
                          RAJOY Y RIVERA, EL PACTO PA LO QUE SEA.

          ALGUNAS IMÁGENES DE LA CHARCA. HAY MÁS.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada