miércoles, 12 de octubre de 2016

UN PSOE ROTO, SIN TESIS, SIN  ESTRATEGIA, SIN PROGRAMA POLÍTICO, SIN DISCURSO.

Si el PSOE fuera un partido, no una partida, ya habría recuperado todos sus votos perdidos por la izquierda, y más, habida cuenta de las políticas confusas y caóticas de la otra banda de la izquierda, "unidos PODEMOS". Si seguimos la política practicada por esta organización, Podemos, desde su surgimiento, impulsada y avalada por los medios de la derecha y los progres, y bendecida y asesorada por insignes próceres de la retórica del atril y el sorpasso, y la deriva hacia la nada de la IU y del PCE actuales, deberíamos llegar a la conclusión, yo he llegado a ella, de que un PSOE, socialdemócrata como siempre, pero rectificando sus prácticas políticas más neoliberales, entreguistas y caóticas en relación a España, dejaría a la pretendida alternativa desde la izquierda en pañales. 



No hablo de otra cosa que de un PSOE socialdemócrata, pero enraizado en su mejor historia de vinculación con el movimiento obrero, lo cual excluye aprobar como gobierno la "reforma express" del artículo 135 de la Constitución, o los dictados más duros de recortes sociales y laborales que impone la Europa del capital; un PSOE que, en estos nuevos tiempos,  debería haber acabado con su subordinación histórica a las guerras de agresión y neocoloniales, al armamentismo, a la OTAN y a las bases imperialistas; un PSOE "federal" de nombre, del que no se conoce ninguna actuación federal sólida que, en vez de haber planteado hace años la culminación del Estado de las autonomías en un Estado Federal que actualizase la realidad, sólo despertó de su ensimismamiento conservador cuando los aventureros nacionalistas e independentistas catalanes se sublevaron contra la Constitución y declararon el independentismo contra la España que "roba" a Catalunya, fabricando una burda y peligrosa historieta histórica e histérica.



A este PSOE, rectificado como aseguraban harían sus dirigentes, repito, no le costaría mucho recuperar lo perdido en las bolsas de votos del podemismo, con las idas y venidas políticas de un Pablo Iglesias y equipo, que lo mismo asaltaban el cielo un día que se recluían con los yanquis en Rota y Morón y se alistaban en la OTAN al día siguiente; que se iban a dar un baño de "responsabilidad" en EEUU, en Wall Street por más señas, y decían que la política económica neoliberal de la UE era practicamente intocable y defendían el entreguismo absoluto de Syriza al Banco Centra Europeo, al FMI y a los demás poderes fácticos; o que hacen un solemne almuerzo con el cacique catalán Carles Puigdemont, no para hablar de cómo acabar con la corrupción, la de la Gürtel y el PP y la de Catalunya y CDC, sino para garantizar a éste el apoyo al referéndum, a costa, según se desprende de lo visto y oído, de que CDC (¿PDC? permita un gobierno podemita alternativo al del PP. Con esta izquierda "alternativa", practicando políticas parecidas a las suyas, al PSOE no le sería muy difícil recuperar el terreno perdido. Algunos descerebrados de "unidos PODEMOS", instalados delante de la sede del PSOE, llevaban pancartitas y gritaban como energúmenos insultos a una parte de este partido, y posteriormente "dirigentes" de IU, y de Podemos, llamaban a abandonar el PSOE e instalarse en la "casa común" de la izquierda, exactamente como hacía el PSOE con el PCE y con IU tiempo atrás. ¡Cómo se repiten los actos de lesa carroñería por parte de los que se consideran legítimos representantes de la izquierda, sea radical, moderada o socioliberal!



Debo ser un ser político raro pero, ¿qué quieren que les diga? no soy un carroñero esperando un pedazo podrido del PSOE, sino que preferiría que este partido superase su proceso de auto destrucción, reconstruyera su figura, rectificase su deriva neoliberal, belicista y defendiera de verdad reformas constitucionales serias y concretas para una España Federal y social volcada a la defensa de los intereses de las clases trabajadoras. La izquierda que en su día representaron el PCE e IU debe ganarse su sitio en la sociedad con su programa político y con su discurso nítido sin concesiones, con su trabajo y su capacidad de organizar y movilizar a sectores cada vez más amplios, informados y capaces de defender lo más urgente ahora contra las políticas neoliberales y conservadoras del PP, de los otrora aliados de CDC y del conjunto de la derecha europea y construir pacientemente en España una alternativa orientada al socialismo. Nada más y nada menos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada