domingo, 30 de octubre de 2016

"

MÁS DOMINICALES PARA RELAJARSE. Y VA PARA RATO.

ES GRAVE, VUELVE  EL PP POR UN ESPACIO DE TIEMPO INCIERTO. PRESUMO BREVE, PERO CON LA SOSPECHA DE  QUE LO QUE VENDRÁ DESPUÉS SERÁ MÁS PP Y MÁS FUERTE O, QUIZÁS, UN GOBIERNO DE "ATRAPA Y CORRE".


Voy a intentar hacer un razonamiento global, con memoria de lo vivido los últimos años y con perspectiva de futuro. 
Es una auténtica desgracia que el PP continúe gobernando España. Por acentuar el sentido conservador de las ya existentes con anterioridad políticas económicas, sociales y laborales; por acompañarlas de leyes "mordaza" y reducir la protesta; por aceptar sin rechistar las políticas de la OTAN y las base bélicas que entre PSOE y PP consagraron ya como territorio libre de los EEUU en España, con la total aceptación de los nazional-independentistas de derecha, centro e "izquierda", y la posterior aceptación de Podemos, ya que la realidad, dicen, es la realidad; por la privatización constante de empresas y servicios públicos. Y por muchas más cosas que se ven, huelen e intuyen detrás de los Hernandos camuflados, que superan y desbordan de largo a Rajoy en pensamiento y obra conservadora y reaccionaria. 

Pero, me asalta una gran duda. Peor todavía, me asalta una gran certeza, que expreso con interrogante para no darla por definitiva: la posibilidad de un gobierno poti-poti con Podemos y los subalternos a los servicios de Iglesias, con Rufián Tabernas de redactor de discursos, con Tardá, el vigia de la OTAN en el Peñón de Gibraltar, con nuestros buenos Pujoles y ladrones catalanes, finalmente amnistiados, con los  sionistas de la antes CDC y de ERC, con el Bildu de toda la vida reciclado por necesidades del guión, con Pedro Sánchez, el clandestino farsante muñidor de pactos para ser elegido Presidente, diciendo una cosa y haciendo otra, o con el portavoz Antonio Hernando, partidario de votar no a Rajoy, contando los éxitos y la razón histórica del PSOE cuando liquidó el marxismo o metió a España en la OTAN, para pedir la abstención. ¿Qué quieren que les diga, a pesar de ser muy abierto en política y sus componentes y necesarias tácticas, yo con este personal no voy ni a la esquina. Razones: ante la falta de voluntad, la incapacidad y la impotencia por hacer algo notable en política económica para un cambio social, y la aceptación de la UE, el FMI y sus bancos, tal cual, como ha hecho en Grecia el gobierno del colega Tsipras, puño en alto y gaseando a los pensionistas que se manifestaban, me temo a un Iglesias, ministro de Interior, hacer lo propio aquí; o irse a Israel con los sionistas catalanes y vascos a buscar créditos, como hizo el gobierno griego de "izquierdas", superando al criticado PASOK y a Nueva Democracia; o subirse en Rota a un barco de la flota de EEUU para pasar revista a las tropas mercenarias y controlar a los rusos. 

O sea, amigos y amigas míos, que no me fío ni un pelo de lo que puede venir después del PP de Rajoy. Y ante la duda que me corroe prefiero contribuir humildemente a ir creando una alternativa de cambio político que se articule a partir de las ideas, la convicción de que es posible, el compromiso militante y la organización y movilización consecuente para ello. Descarto totalmente la "filosofía", por llamarla de alguna forma, que hay detrás de los "sorpassos" de pacotilla, de los "ahora o nunca" de los predicadores caducados, de los asaltos a La Moncloa al estilo de aquel  dirigente del PCE que decía sin tartamudear "pronto en La Moncloa". Y descarto a los aventureros que dicen que lo del PP y la abstención del PSOE es un golpe de Estado, cuando ellos, en aquel momento que tuvieron ocasión para cargarse al PP votando a Pedro Sánchez y participar, desde dentro o desde fuera, del pacto con Ciudadanos, encaramaron a Iglesias a la tribuna a pedir la Vicepresidencia del gobierno y seis ministerios, en especial todos los de control de la sociedad. Y ahora juegan y  deforman aún más el lenguaje político, engañando a los incautos crédulos que, a falta de conocimientos políticos básicos, se tragan las ruedas de molino de esos oportunistas y arribistas y se creen a un personaje que pasa de los textos de la filosofía elemental de Georges Politzer, asaltando los cielos, al catecismo del Padre Ripalda, llamando con educación al timbre de la puerta del régimen, santiguándose tres veces antes de entrar.


               QUÉ PAÍS, QUÉ PAISAJE, QUÉ PAISANAJE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada