viernes, 11 de marzo de 2016

PANORÁMICA EUROPEA Y ESPAÑOLA.

PANORÁMICA: CRÍTICA, DENUNCIA Y EL ¿QUÉ HACER?
EUROPA: DEGRADACIÓN MORAL Y  POLÍTICA.
ESPAÑA: PARO, PRECARIEDAD, PRIVATIZACIÓN, CIRCO.
Y QUÉ HACER, SIEMPRE EL QUÉ HACER.



Un niñor refugiado duerme a la intemperie a las puertas de un campo de refugiados cerca de la frontera de Hungría con Serbia | Olga Rodríguez
Si empezamos por Europa, la UE, sus bancos, sistema económico, universidades y educación general y cívica, su filosofía de fondo e ideología de circunstancias, gobiernos, organizaciones políticas, sindicales, sociales, universidades, al servicio  de lo anterior, o aceptándolo como inevitable, podemos llegar a una conclusión principal, que no excluye matices, ni diversidades, según países, leyes en vigor o de nuevo cuño y gobiernos: "Esta Europa, con todo su bagaje histórico de revoluciones, luchas y conquistas sociales y de derechos humanos, está en su nivel más miserable de conciencia colectiva en  defensa de la dignidad humana, de la paz y solidaridad entre los pueblos, de dar pan, atención, techo, libertad y fraternidad a toda persona, hombre y mujer y, de manera acuciante e imprescindible, para los niños y las niñas que son las primeras víctimas de un sistema" . Hecha esta afirmación, llegamos a la principal pregunta, ¿qué o quién es responsable? Y a la principal respuesta: primer responsable, el sistema capitalista en su fase más dura y brutal, la neoliberal, aceptada plenamente y defendida por los poderes dominantes europeos. En segundo lugar, las responsabilidades económicas, sociales y políticas son de los que controlan finanzas, economía, comunicación y política. Lo son también de los pueblos convertidos en masa mayoritaria crédula, individualista y egoísta, que ven peligrar su "estatus y nivel de consumo" si éste tiene que distribuirse solidariamente para alimentar y tratar a personas que se rechazan por extranjeras e invasoras. Una serie de circunstancias concatenadas que desarman progresivamente a las fuerzas sociales y políticas de izquierda y democráticas, y dan fuerza y votos a la extrema derecha y a los movimientos xenófobos.




Los acuerdos de la UE y Turquía, acabados de tomar con la rendición de la UE ante el socio-verdugo Erdogan, son, sin ninguna duda, un acto de indignidad colectiva de Europa, que pasará a la historia como tal. Mientras las guerras iniciadas por esta UE, por EEUU, la OTAN, y sus aliados de Israel, Arabia Saudí, Turquía.., no acaban, produciendo más muerte, destrucción, terrorismo, exilio y oleadas de refugiados, éstos encuentran en la que creían "hospitalaria" Europa, fronteras con alambradas, vallas, muros, gases lacrimógenos, ejércitos, policías, porras, campos de internamiento en el barro, el frío, la lluvia y el hambre. Todo un panorama que se agrava y proyecta al futuro cuando, a pesar de los esfuerzos del Estado, gobierno y pueblo sirios, Rusia y aliados,  no se acaba definitivamente con el terrorismo, la violencia y la barbarie fascista y feudal de los que en su momento fueron aupados por la coalición de los antes citados como responsables directos de las guerras,  guerras que continúan siendo apoyadas, financiadas, armadas y protegidas directamente por los Estados "amigos" de Arabia Saudí, Turquía e Israel, como punta de lanza para mantener la tensión y violencia en toda la zona, con el objetivo de controlar materias primas y dominar el territorio. Y Occidente y sus fábricas de armamentos, que nunca se orientarán al bien colectivo de pueblos y personas, continúan derrochando en guerras lo que debe servir para comer, vestir, tener techo, escuela, salud y paz. Para los refugiados hacinados en los campos de concentración de la UE, para que puedan volver a sus países y vivir en paz y dignidad, como hacían antes, y para los que se quedan en Libia, Iraq, Siria, Somalia, Yemen, y otros países, a pesar de la violencia, la guerra y el hambre.

EN ESPAÑA se combinan dos situaciones, que objetivamente deberían ser contradictorias: continuación de la alta tasa de paro, la precarización laboral, el abuso en los centros de trabajo aprovechando las "reformas" laborales, con discriminación doble para la mujer: menos salario por el mismo trabajo y" si preñada a casa"; la privatización de escuelas infantiles, la eliminación de becas-comedor..,etc. Y por otro lado, en vez de ser España un factor activo de paz en Europa, especialmente por parte de PP y PSOE, como componentes de dos de los principales grupos políticos europeos, se siguen las órdenes de los sectores más belicistas, reforzando el papel de la OTAN, ampliando las bases y acogiendo más buques y aviones de guerra, gastando más en armamento. Y conviviendo con todo ello parálisis política, mercadeo politiquero, discursos tramposos, patética comedia de gestos vulgares convertidos en señas de la identidad de la novísima izquierda, mantenimiento de la más esperpéntica polémica de los nacional-independentistas con la pasividad política del gobierno en funciones. Y Rajoy que no se va porque ha ganado y Sánchez que quiere ser Presidente, aunque sean pocos. Y ante esto el recurso a la demagogia fácil, la falta de propuestas claras y concretas que reflejen las diferentes posiciones y propuestas ante cosas fundamentales en la vida económica y social, en la defensa de la paz frente a la guerra, en la solidaridad internacionalista por encima de fronteras y alambradas.
Como se puede comprobar, un panorama difícil para una política que, sin romper la baraja, porque no hay baraja de repuesto, decida y ponga en marcha los cambios básicos necesarios para hacer frente a los principales problemas y tapones que tienen estancada la realidad económica, social y política en España. Y será difícil desatascar esta situación si en vez de analizar con rigor y sin engaños la situación y buscar y encontrar propuestas comunes para aplicarlas sin dilaciones, en las que se llaman de "Estado", con un acuerdo entre todas las fuerzas políticas de diverso signo ideológico, y  entre las que tienen un carácter más social de izquierdas con todos los componentes plurales de una izquierda sindical y política que no abdica de sus obligaciones con las clases trabajadoras. 
El qué hacer está claro: programa político básico pegado al terreno de lo necesario y posible hoy, con propuestas concretas ante las urgencias, que pueda ser un fuerte referente político para organizaciones políticas, sindicales y movimientos sociales de izquierda, para la clase trabajadora y para la juventud en primer lugar. Y el cómo sólo puede ser la coordinación de los esfuerzos en torno a ese programa político y propuestas, para defenderlos colectivamente con unidad, disciplina democrática y respeto entre las diversas organizaciones, desde la personalidad y soberanía de cada cual. Lo demás, incluidos los juegos malabares sobre procesos constituyentes, integraciones y conceptos de "unidad popular",  son posiciones erráticas destinadas al fracaso, o puro entreguismo y defensa de intereses particulares.

POR LA MÁS GRAN MOVILIZACIÓN CONTRA LA GUERRA Y POR LA PAZ. POR EL FIN INMEDIATO DE LA GUERRA DE SIRIA. 
POR UNA ACOGIDA HUMANA, DIGNA Y SOLIDARIA A LOS REFUGIADOS, SIN VALLAS, ALAMBRES, MUROS Y CAMPOS DE INTERNAMIENTO. POR LA SOLIDARIDAD INTERNACIONALISTA.
POR LA DISOLUCIÓN DE LA OTAN Y LA CONVERSIÓN DE LAS BASES BÉLICAS EN BASES PARA LA PAZ Y EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE LOS PUEBLOS. 
POR LA CONSTRUCCIÓN EN ESPAÑA DE UNA ALTERNATIVA DE GOBIERNO CON UN PROGRAMA POLÍTICO QUE AÚNE A LA IZQUIERDA Y FUERZAS 
DEMOCRÁTICAS.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada