lunes, 28 de marzo de 2016

PALMIRA LIBERADA: UN SÍMBOLO. HAY OTRAS PALMIRAS, PARTE DE LA HISTORIA, LA CULTURA Y LA CIVILIZACIÓN DESTRUIDA. LOS MUERTOS DEL FANATISMO, MUERTOS SON. LOS MERCENARIOS QUE IMPULSÓ LA COALICIÓN DEL CRIMEN CONTINÚAN MATANDO Y ENSEÑANDO A LOS NIÑOS A MATAR.





                                     
                                           La liberaron de los fanáticos
                                           de los que matan con placer
                                            mandan niños a aprender
                                            para que no se pierda la estirpe.

                                            Fanatismo y fascismo feudal
                                            de fabricantes de armas clientes
                                            no importa para lo que sean
                                            si con verdes dólares se pagan.

                                            Tampoco importa que los jeques 
                                            campeones de corrupción y  crimen
                                            sean los directos capataces
                                            de esta carnicera chusma mercenaria.

                                            Fabricantes, jeques, mercenarios,
                                            servicios secretos del occidente liberal,
                                            gobiernos hipócritas del mundo
                                            en nombre de la libertad hacen negocios

                                            Por derechos humanos que dicen defender
                                            instruyen, arman y protegen asesinos
                                            y los mandan en manadas a arrasar
                                            y a destruir la mejor historia por encargo.

                                            Las muestras más antiguas y bellas
                                            de la civilización, la cultura y el trabajo,
                                            del ingenio y de la raíz del humanismo
                                            borradas por su ignorante barbarie.

                                            Palmira liberada de mercenarios  
                                            es un símbolo de que fracasarán
                                            los matones del universo más cainita
                                            en sus sucios negocios contra los pueblos.

                                            Pero no olvidemos que en Palmira
                                            su liberación no resucitará los muertos
                                            ni levantará un nuevo Arco del Triunfo
                                            dinamitado por profesionales de la bomba.

                                            Y no olvidemos las otras Palmiras:
                                            Nínive, Mosul, Nimrud, en Iraq y Siria,
                                            ni la Catedral de los 40 Mártires en Alepo
                                            ni las casas, escuelas, hospitales derruidos.

                                            No olvidemos que las guerras, Siria ahora,
                                            traen muerte, desolación, hambre, vacío,
                                            millones de gentes sencillas huyendo
                                            destruidas sus casas, servicios  y empleos.
                                         
                                            Las guerras de ocupación y saqueo
                                            de los que nunca practicaron la paz
                                            el diálogo, la economía y la política de convivir
                                            echan a sus terroristas y mercenarios a la caza.

                                            No nos extrañe el nuevo crimen de hoy en Pakistán
                                            los muertos y heridos, cristianos y musulmanes inocentes
                                            celebrando sus pascuas en la paz y fraternidad
                                            que los niños denuncian con sus cuerpecitos destrozados.







                                            Ni los que han sido asesinados en Siria,
                                            en Líbano, Libia, Iraq, Yemen, Nigeria o Afganistán,
                                            en Madrid, Bruselas o París, en Serbia o en Kiev,
                                            por el monstruo terrorista agigantado en cada guerra.
                                         
       
EL TERRORISMO NUNCA SE EQUIVOCA, SABE A QUIÉN SIRVE Y PARA QUÉ. SE VISTA COMO SE VISTA ES SIEMPRE EL PRODUCTO DE LA VIOLENCIA CIEGA Y ALIADO DEL PODER Y DEL DINERO.





                                           







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada