jueves, 27 de agosto de 2015

LA TRAGEDIA MIGRATORIA Y EUROPA.

QUE EL RECUERDO A LAS VÍCTIMAS DEL HUNDIMIENTO DE UN BARCO EN LIBIA CON MÁS DE 100 PERSONAS, POSIBLEMENTE AHOGADAS, Y A LAS MÁS DE 70 QUE HAN SIDO HALLADAS MUERTAS EN UN CAMIÓN EN AUSTRIA, NOS SIRVA PARA RECORDAR A LOS MILES QUE MUEREN DIARIAMENTE HUYENDO DE LAS GUERRAS Y EL HAMBRE Y BUSCANDO UNA VIDA ALGO MEJOR. NUESTRO PÉSAME HA DE SER DE SOLIDARIDAD ACTIVA.

LA EUROPA INFAME Y LA TRAGEDIA.
Todas las personas decentes de aquí y de toda Europa deben sublevarse ante la tragedia que se ceba sobre millones de personas, asesinadas por el sistema en sus países por guerras de saqueo y dominio militar, guerras que tienen ya la categoría de genocidios organizados- Iraq, Libia, Siria, Somalia....- o, directamente, por la miseria y el hambre crónicos en extensas zonas africanas. Todas las personas decentes deben denunciar a voz en grito, con sus nombres, apellidos y cargos a los gobernantes y tiburones financieros y económicos corresponsables de la más grande tragedia migratoria que se vive desde la IIª Guerra, salir a la calle, ocupar parlamentos e instituciones para exigir que esta Europa miserable, en vez de fomentar y participar en guerras devastadoras junto a EEUU, su patrón, dedique todo el dinero del armamento utilizado en las guerras o en reserva para utilizarlo cuando interese o destruirlo y sustituirlo por armas nuevas, a un profundo y amplio programa político y económico europeo con dos objetivos: acabar con todas las guerras y genocidios actuales, especialmente en Siria, y organizar el desarrollo económico, social, educativo y sanitario de todos y cada uno de los países que lo necesiten. Me invento una cifra aleatoria para empezar a hacer andar este programa:  200 mil millones de euros, aprobados con publicidad y control democrático totales. Este dinero sería el presupuesto a utilizar de forma racional por el conjunto de políticos, representantes sindicales y de movimientos sociales absolutamente representativos y reconocidos, y por sectores de la intelectualidad y de la economía, con un claro perfil de honestidad, tanto de Europa como de los países afectados, en función de los planes concretos que se planteen y aprueben en cada ámbito, sin dejar margen para la improvisación y el descontrol. Que por una vez, en vez de reunirse y conchavarse para ver cómo se pueden entender para repartirse la tajada del petróleo, gas, coltán y otras materias primas, o para grandes producciones agrícolas que no sirven para matar el hambre de los millones de personas que vegetan, emigran y mueren en muchos casos en los países productores, sino para enriquecer a multinacionales de la alimentación, se celebren encuentros con luz y taquígrafos para iniciar el proceso de superación del hambre y las guerras.
Hasta aquí los sueños, ideas y propuestas de una persona comprometida contra la injusticia, el hambre y la guerra, una persona que es consciente de la realidad actual y de lo lejos que estamos de poder abrir un proceso de las características que propongo, pero que al menos no quiere perder ninguna ocasión para denunciar, llamar a la gente decente a que denuncie, se organice y se enfrente democraticamente a una situación que, además de la tragedia que supone para millones de personas, puede desembocar en un enfrentamiento de carácter violento e incontrolado en toda Europa, algo que ya está sucediendo en muchos países, con especial gravedad en Alemania.     
Para ver por dónde van los tiros de lo que digo basta con escuchar al Presidente "socialdemócrata" francés, François Hollande, decir que apoya a grupos terroristas en Siria y llamar a "neutralizar" al Presidente Bashar Al Assad para hacer una transición política en Siria. El sionista y ministro de exteriores de Francia, Laurent Fabius, ya dijo en 2012 que Bashar Al Assad no merecía estar sobre la faz de la tierra. Hollande propone la transición a la democracia, a una democracia con gobernantes serviles a sus intereses para saquear las riquezas de los países. Pueden ustedes contemplar la transición democrática que hicieron en Iraq y en Libia para saber la que quieren hacer en Siria. De ser estos países los más justos socialmente, en servicios, en respeto a los derechos de igualdad, religiosos y de costumbres, han pasado a ser el terreno abonado para el terrorismo y el fascismo religiosos, hasta el punto que ahora los que contribuyeron desde la política y los medios de comunicación a su destrucción empiezan a decir que Iraq es un país desahuciado y Libia un país fallido. Bombardearon, mataron y destruyeron, y mandaron a sus matones del ejército y los servicios de intervención para preparar guerreros de la "transición democrática", impulsando y financiando a los mercenarios y terroristas de todo tipo. Al Nusra y DAESH, llamado Estado Islámico, son criaturas putativas del Occidente capitalista, del Israel sionista, de las monarquías feudales del Golfo y de la Turquía que pugna por recuperar su imperio en el Oriente Próximo.
O sea, estamos ante una tragedia humana producida por los mismos que ahora niegan la entrada a Europa de unas gentes que huyen de la guerra y la miseria creada por la propia Europa. Todo lo que hagamos para contribuir a acabar con esta plaga será poco.

SOLIDARIDAD CON LOS MILLONES DE PERSONAS QUE SUFREN GUERRA, HAMBRE Y VIOLENCIA. SOLIDARIDAD CON TODOS LOS QUE HUYEN DE LA VIOLENCIA Y EL HAMBRE.
NO A LAS GUERRAS. NO A LA OTAN. NO A LAS BASES DE GUERRA DE ROTA Y MORÓN. 
SOLIDARIDAD CON CHELSEA MANNING, ASSANGE Y SNOWDEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada