lunes, 17 de agosto de 2015

DE NUEVO: GUERRAS Y EXPLOTACIÓN Y SUS CONSECUENCIAS PARA LOS PUEBLOS

PARA LAS MUJERES Y LOS HOMBRES QUE NO DICEN NADA O CALLAN ANTE LOS CONFLICTOS SOCIALES Y HUMANOS O ANTE LOS REQUERIMIENTOS PERSONALES Y COLECTIVOS DE DIÁLOGO: "EL SILENCIO ES LA MÁS PERFECTA EXPRESIÓN DE DESPRECIO".

A VUELTAS CON LAS CONSECUENCIAS DE LAS GUERRAS Y EL SAQUEO DE LOS RECURSOS VITALES A LOS PUEBLOS. 
Ya sé que es reiterativo y volver sobre el mismo tema una y otra vez, pero será imprescindible hasta que no haya una solución o una acción mundial contundente contra las guerras y los desastres y tragedias que producen. Diariamente somos bombardeados con noticias de éxodos masivos de los pueblos del norte, centro y nordeste de África, de su dramática aventura para atravesar el Mediterráneo, de los centenares y miles de personas ahogadas en su huida del infierno de las bombas, de la destrucción de sus pueblos, casas, carreteras, escuelas y hospitales, en definitiva, de su intento de huir de la muerte, del hambre y de la miseria. Los gobiernos y sus grandes medios de comunicación hablan de las consecuencias, nunca de las causas que las producen, salvo para demonizar y declarar asesinos y sátrapas a todos los que "el régimen" ha declarado enemigos del sistema "democrático", capitalista y neoliberal para ser exactos. 
Resumiendo, mientras no se acabe definitivamente con las causas que producen la destrucción, muerte, hambre y, consecuentemente, el éxodo masivo de millones de personas, no hay solución al problema. Se despoblarán países enteros que como Iraq, Libia y Siria gozaban de unas condiciones de vida aceptables; los millones de desplazados buscarán su nuevo horizonte en Europa con las formas conocidas de emigración masiva desesperada, los naufragios permanentes y la muerte de miles de personas, la llegada a los ghetos europeos, los que puedan llegar, sin ninguna perspectiva económica y social para la mayoría, y el progresivo deterioro del mercado de trabajo asalariado, con lo cual estará servido el enfrentamiento entre sectores de la clase obrera con trabajos más precarios y rentas más bajas. De ahí a la xenofobia, al racismo y al crecimiento de las organizaciones de extrema derecha sólo hay un paso. 
Y para acabar con las causas que producen estos desastres sólo hay un camino, que reitero: fin de las guerras, la política, el diálogo, los acuerdos y los programas de desarrollo sostenible de los pueblos. El dinero que se ahorraría de las guerras y de las políticas armamentistas se utilizaría para actividades y producciones para la paz en los países economicamente desarrollados y para programas de lucha contra el hambre, de educación y salud, de infraestructuras básicas de comunicación y para surtir urgentemente de agua potable a todos los pueblos, una de las causas principales de la pobreza y miseria. Y mientras, las personas que todavía no encuentren acomodo en esta nueva situación y tengan que emigrar que lo hagan en las mejores condiciones y sean recibidas con un trato digno y todas las garantías en los países receptores, impidiendo que esta migración se convierta en la continuación de una forma de explotación para aumentar el ejército de reserva de la mano de obra barata y más enfrentamiento entre los trabajadores.
Soy consciente de que no planteo ni propongo nada nuevo, reitero cosas ya dichas y de buen sentido común, cosas que el "sistema" como tal no realizará nunca, cosas que son el ABC de las políticas de la izquierda real, de la más radical a la moderada, de ahora y de siempre. Es el reto para todos los hombres y todas las mujeres que continuamos creyendo en la democracia real y participativa, en la igualdad social y de género y en el socialismo como alternativa de sociedad.  

NO A LAS GUERRAS. NO A LAS BASES DE ROTA Y MORÓN.
LIBERTAD PARA CHELSEA MANNING. CESE DE LA PERSECUCIÓN FASCISTA CONTRA ASSANGE Y SNOWDEN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada