domingo, 27 de abril de 2014

CRÍMENES, RESPONSABLES, DIFUSORES Y ENCUBRIDORES.

TENGAN EN CUENTA LOS CRÍMENES, NO OLVIDEN LOS NOMBRES DE LOS RESPONSABLES.  
Si los pueblos, la gente, los/as trabajadores/as asalariados, autónomos y pequeñísimos empresarios/as que viven o malviven de su fuerza de trabajo, si usted y yo, para no ir más lejos, tuviéramos siempre y para todo una pizca de buen sentido común para ver lo que ocurre, analizarlo friamente, llegar a conclusiones y actuar en consecuencia, seguramente los embusteros y mafiosos que controlan la información y la propaganda en los grandes medios y justifican todo tipo de tropelías, guerras, crímenes y miserias, tendrían que dedicarse a otra cosa y no podrían engañarnos una vez tras otra, a veces hasta con mentiras tan burdas que no se las debería creer ni un niño.
Hoy, como muchos otros días, en los medios del régimen, que no pueden esconder la realidad aunque la adornen con guirnaldas de manipulación, se veía Iraq sumido en la muerte a causa de atentados terroristas diversos. El Iraq "liberado" por sus bombas es un país destruido, empobrecido y enfrentado. Pero esto es sólo una muestra trágica de lo que son capaces de hacer en pocos años: Centro África, Sudán, Yugoslavia, Afganistán, Libia, Siria, Georgia, Ucrania....,completa la agenda del capitalismo actual. 
Y mientras un golpista puesto por EEUU y la UE como primer ministro de Ucrania dice que Putin está iniciando la tercera guerra mundial, continuando la sarta de mentiras de Obama y de los gobernantes europeos para imponer sus planes de dominio, quiero recordar un hecho acaecido en la primera guerra mundial, iniciada hace 100 años, que costó la vida a 10 millones de soldados, a casi 8 millones de civiles y 21 millones de heridos. El gobierno británico encargó un informe al vizconde Bryce, con la orientación de que fuera un informe que denunciara los abominables crímenes de los ejércitos alemanes del Kaiser y justificara la demonización de Alemania ante los pueblos y, de pasada, impulsara la participación de EEUU en la guerra, con idénticos intereses económicos que los británicos. El informe Bryce denunciaba al ejército alemán por masacrar a pueblos enteros, por asesinar a miles de hombres, mujeres y niños, hasta por ensartar a niños en la punta de las bayonetas, cortar las manos, violar a las mujeres...etc. Basándose en todo ello los gobernantes de EEUU y los fabricantes de armas crearon la historia de la urgencia de una cruzada de las democracias por la paz y por los derechos de la humanidad, lo que justificaba plenamente la intervención en la guerra. Convirtieron una guerra que era sólo la competencia entre diversos imperios para extender sus colonias en una guerra humanitaria. El informe Bryce era falso de la primera letra a la última, como pusieron en evidencia y denunciaron periodistas norteamericanos y europeos, entre ellos los propios periodistas no alemanes que seguían al ejército. Este hecho ha pasado a la historia como una de las más grandes manipulaciones informativas. Esta estrategia de desinformación y alienación de los pueblos para imponer intervenciones, guerras y ocupaciones, llamada "story telling", contar cuentos diríamos, se ha ido desarrollando hasta convertirse en un elemento básico y esencial de la actuación del capitalismo, de las llamadas democracias liberales, parlamentarias, o representativas, que no son otra cosa que dictaduras sin rostro del capital para sojuzgar a los pueblos con la conformidad sumisa de éstos. Lo hicieron hace 100 años, lo han hecho en todos los golpes desde Chile a Vietnam, desde Yugoslavia a Iraq, desde Libia a Siria, desde Ucrania a Venezuela. ¿No ha llegado ya el momento de acabar con esta situación?

SOLIDARIDAD CON LOS QUE PONEN AL DESCUBIERTO LOS CRÍMENES: ASSANGE Y SNOWDEN. 
LIBERTAD PARA LOS CUBANOS REHENES DE OBAMA. Y PARA MANNING.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada