miércoles, 23 de enero de 2013

ESPAÑA: POR UNA ALTERNATIVA SOCIAL Y ANTICAPITALISTA A LA CRISIS. POR LA 3ª REPÚBLICA

(Intervención de Paco Frutos en el encuentro de partidos comunistas en Charleroi (Bélgica) para conocer a fondo y hacer frente a la gran campaña del capitalismo europeo contra los partidos comunistas y organizaciones que luchan contra el régimen que éste representa.)

ESPAÑA: POR UNA ALTERNATIVA SOCIAL Y ANTICAPITALISTA A LA CRISIS, POR LA IIIª REPÚBLICA.
Antes de abordar el asunto que me toca desarrollar, “Resistir a la crisis y a las tentaciones nacionalistas” quiero decir algunas cosas sobre el conjunto del debate “Europe, la peur du rouge, democratie en péril”.
 La equiparación del fascismo al comunismo tiene un objetivo casi único: desautorizar totalmente al comunismo y a los sectores afines para que, en ningún caso, sea una posible alternativa que ronde por la cabeza de la gente. Lo quieren muerto y enterrado sin posibilidad de levantar cabeza, a pesar de que al inicio de la actual crisis capitalista Marx y lo que representa adquirió una audiencia fuera de lo normal, aunque el poder económico, político y mediático lo recondujera inmediatamente a un análisis  puramente académico, como si del viejo Platón se tratara. Al contrario que con el fascismo, que lo mantienen vivo en sus diversas formas: blando, duro, “pacífico”, violento, porque forma parte del ADN del capitalismo. Éste siempre quiere anular la conciencia critica y  la participación popular en las decisiones sobre economía, cultura, política, relegando esta participación a votar periódicamente en una democracia “representativa”, cada vez más vacía de contenido social,  humano e ideológico de carácter democrático e igualitario. Por eso persiguen y prohíben el ideal socialista y comunista y toleran, cuando no protegen, corrientes fascistas, como es notorio en Grecia con Amanecer Dorado, y en otros países de Europa, para no ir más lejos. La extrema derecha siempre es la reserva del capitalismo cuando éste no es capaz de imponer “su consenso” y liquidar del pensamiento colectivo cualquier alternativa que no sea el neoliberalismo y el pensamiento único.
Así están las cosas en Europa y en cada uno de nuestros países, con los diversos matices. En la UE el neoliberalismo y el pensamiento único ya predominan en todo, no son sólo un peligro. El capitalismo es crisis, armamento, rapiña, guerras. Por eso la UE siguiendo al pie de la letra los mandatos de EEUU como cabeza del imperio hace guerras en Yugoslavia, Afganistán, Iraq, Libia, Siria y donde se tercie, y quiere dominar África, o imponer sus políticas en América Latina. Francia, con Sarkozí o con Hollande, entre otros, es un ejemplo de lo que digo Y ante ello, el silencio de la “izquierda” europea es muy sonoro.
Paso a España. En España hay una democracia representativa, bipartidista, con guindas nacionalistas conservadoras en Catalunya, Euzkadi, menos en Galicia, con una ley de partidos políticos que favorece a PP y PSOE y a los partidos nacionalistas de derechas, o a los que se llaman de centro izquierda, que de izquierda tienen poco porque, al igual que los nacionalismos conservadores, defienden una visión  reduccionista y lineal de la historia basada en identidades colectivas y nacionales mitológicas. Todos ellos participan de una concepción europea y mundial muy semejante, en la globalización, en el mercado, en la privatización, en las guerras,  aunque los de “centro izquierda” le den a todo ello un toque social y asistencial.
En el último período ha surgido, en Catalunya especialmente, la curiosa consigna ”frente a  la crisis, independencia”, detrás de la cual van la derecha, el llamado centro izquierda y la izquierda, y han arrastrado a una parte considerable de las clases populares al victimismo frente a la perversidad de una España que roba a los catalanes. La derecha nacionalista, CIU, que hace la misma política que el PP, no habla de clases poseedoras, sino de identidades abstractas, con un lenguaje no combatido, y a veces asimilado, por el resto de fuerzas políticas y sindicales.  En Catalunya, las grandes movilizaciones contra los recortes y las privatizaciones, que iniciaron el camino de la denuncia y la protesta en España, han pasado a un segundo plano ante la ofensiva nacional-independentista. Hay fuertes movilizaciones en Madrid, País Valencià, Andalucía…, puestas de relieve ampliamente el 14 N y que han continuado en muchos lugares, especialmente en Madrid, contra  la venta de hospitales y centros de salud y la privatización de la sanidad y la educación. Hay reacción pero no la suficiente y, desgraciadamente, no va acompañada de la continuación del 14 N en toda Europa. En España se deben defender palmo a palmo cada uno de los derechos históricos conquistados por el movimiento obrero y popular. Se debe defender lo más concreto, uniéndolo estratégicamente a una alternativa de cambio social. Ni en España ni en el conjunto de Europa hay soluciones de fondo en el marco del capitalismo. Ahora, con los recortes quieren reducir todos los derechos económicos, sociales., sindicales y políticos, volviendo a situaciones salariales, de empleo, de servicios públicos, del pasado. La crisis del capitalismo es estructural, no episódica ni coyuntural. Las crisis económicas, como las guerras y la ocupación y saqueo de países, forman parte del capitalismo. Cuanto antes predomine en la mentalidad colectiva del movimiento obrero, popular e intelectual, el conocimiento de esta realidad, antes estaremos en condiciones de hacer frente a la situación, impidiendo más reducción de las condiciones de vida y de trabajo, recuperando derechos perdidos y defendiendo una alternativa al tipo de economía del “régimen” actual, basada en un consumismo irracional, en la explotación humana sin control, en la destrucción ambiental y en la fabricación, venta de armamentos y guerras. En España tenemos una tarea doble: aislar y derrotar al PP, derrotar al bipartidismo, fortalecer una alternativa de izquierdas con voluntad de gobernar sin ser la muletilla de nadie y culminar el estado de las autonomías en un estado federal y republicano, la IIIª República.
 Los nacionalismos embarcan a la gente en aventuras que nunca son positivas para los pueblos. El pueblo se ensimisma buscando culpables en “los otros” y contribuyendo a la división y enfrentamiento entre la clase que vive de la venta de su trabajo manual e intelectual, por el solo hecho de estar separada por fronteras artificiales, fronteras que a la derecha importan poco porque sus intereses y sus mecanismos para imponerlos no conocen fronteras . Cuando, ante el capitalismo y la globalización en su fase más brutal, la neoliberal, se trata de unir y fortalecer, no puede haber una parte de la izquierda dedicándose a dividir y enfrentar. Ni en España ni en ningún otro sitio. Es un suicidio de clase y contribuir al mantenimiento del régimen actual.

NUNCA MÁS ACTUAL QUE AHORA: “TRABAJADORES DEL MUNDO, UNÍOS”

SOLIDARIDAD CON LOS 5 CUBANOS PRISIONEROS DEL RÉGIMEN DE OBAMA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada