domingo, 8 de enero de 2012

CULEBRÓN PSOE. GUÁRDENSE LA CARTERA, LLEGAN LOS GURÚS. UN FASCISTA CAMUFLADO: BERNARD HENRI LEVY.

CHACÓN Y RUBALCABA: DOS POR UNA.
Para evitarnos la repetición del espectáculo melodramático de Chacón, llorando como Boabdila al retirar su candidatura para encabezar la lista de las últimas elecciones, mejor que salga elegida para renovar el PSOE, salir del INMOVILISMO (textual, no lo invento) y alumbrar con su preclara inteligencia, suficientemente demostrada en su ejercicio de Ministra de la Guerra, el camino de la regeneración política y moral del PSOE. Parece ser, según informan los medios, que las lágrimas volvieron a caérsele al anunciar que presentaría su candidatura en el pueblo almeriense de su padre. Serían las lágrimas que no se le cayeron por los asesinatos que contribuyó a ejecutar en Libia, de los cuales hablaba como si de intrascendentes desfiles militares se tratara.
Y le pediría a Rubalcaba que retirara su candidatura, después de haber jugado ya, durante muchos años, todos los papeles del retablo, con una imagen actual muy parecida a la caricatura que de él hace José Mota, y así facilitar la elección de su compañera de partido para que brille cual estrella rutilante en el panorama español y europeo, tan gris y escaso de alicientes políticos, después de la desaparición del galáctico Zapatero. Sé que no me harán caso y tendremos que tragarnos todo el culebrón de banalidades y propuestas sobre democracia y participación ciudadana, obrerismo, crítica a ricos y banqueros, feminismo, economía social...., todos los programas y propuestas de regeneración que no hicieron ni en los catorce años de Felipe González ni en los últimos ocho años de Zapatero. No sé porqué me parecen dos farsantes jaleados por sus respectivas tribus. ¿No hay en el PSOE un o una militante que sea socialista o, como mínimo, socialdemócrata de verdad, para que no se vean obligados a presentar a liberales o, como mucho, social liberales, fanáticos del neoliberalismo como única opción económica y política y del "diálogo" de la guerra como sustitución del derecho internacional? ¡Qué panorama!

UNA, O DOS, DE ECONOMISTAS, LLAMADOS GURÚS PARA CACHONDEO.
Ya saben, los economistas de referencia universal, esas personas sabias y expertas en economía, que son capaces de analizar y prever las crisis cuando ya se han producido. Se les llama también gurús. Actualmente hay una generación de ellos, un reducido número, considerados expertos, que buscan opciones para mantener el capitalismo, evitando, o reduciendo, sus permanentes fracasos sociales. Unos están más acá, de tendencia keynesiana de izquierdas, de centro o de derechas, y otros más allá, en versiones duras o durísimas de la vieja escuela de Chicago, con los Friedman en primer plano, a pesar de que sus políticas son las principales responsables del actual caos económico, financiero y social. Todos esos gurús se sienten desorientados y palpan las tinieblas económicas en busca de un milagro. Los keynesianos al estilo Stiglitz, Krugman, Blanchard, Sapir, Lapavitsas..., se enfrentan a la austeridad y a las políticas fiscales contractivas porque agudizan la crisis y no estimulan el relanzamiento económico, a través del consumo principalmente. Otros, los neoliberales puros, Rogoff, Roach, Wolf, Munchau..., insisten en las mismas políticas, con arreglos que representan reducciones del estado social, muy pegados a las orientaciones de Wall Street. Sus convicciones liberales puras no son en su formalidad excesivamente contundentes, después de lo sucedido tras la aplicación de sus tesis sobre mercado, privatizaciones, derechos laborales y sociales. No son formalmente contundentes como antes, pero en el fondo defienden exactamente lo mismo. En España, Santiago Carbó, Asesor de la Reserva Federal de Chicago y de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), ante el dilema planteado, sobre todo por los keynesianos, de combinar austeridad y gasto público, pregunta cómo se hace eso si no hay ninguna coordinación internacional y nadie ha propuesto nada al respecto. La pregunta es significativa y demuestra que, independientemente de las tendencias más keynesianas, o socialdemócratas, de los economistas citados y de otros, o más liberales, casi todos han tenido responsabilidades en el FMI e instituciones públicas o privadas análogas, y han aceptado como algo intangible la globalización y el mercado capitalista, sin cuestionarse en ningún momento, ya no la viabilidad moral de un sistema inmoral, sino su viabilidad económica. En ningún caso, que yo sepa, han hablado de coordinación, que no sea pura y simplemente la coordinación para suprimir derechos y acumular más beneficios, y no la coordinación como sinónimo de la imprescindible PLANIFICACIÓN de las necesidades y posibilidades, en cada país y en general. Los gurús, más sociales o más liberales, han actuado, con más o menos convicción ideológica, con un sectarismo neoliberal que les ha impedido tener, al menos, un cierto buen sentido común para entender que la pirámide especulativa de papel y de riqueza artificial que montaba la globalización neoliberal, conducía al caos financiero, económico, social y ecológico. Ejemplos los tenían en la historia del siglo XX, sin tan siquiera la necesidad de recurrir a Adam Smith o Karl Marx, que algunas cosas habían dicho al respecto desde sus respectivas concepciones ideológicas.
Ahora hablan de coordinación de las mismas políticas, desde pensamientos más liberales o más keynesianos, pero en ningún momento se hacen la siguiente pregunta: ¿es viable el capitalismo como opción económica, social y ecológica de sociedad o es ya imprescindible y urgente otra cosa? A mi entender en esta pregunta y en la respuesta, o respuestas, que se le den, está la única via real para empezar a construir en un larguísimo proceso una nueva realidad en la que estén en el primer plano las personas, su vida, dignidad y, perdónenme los posmodernos, su fraternidad. Sí, estoy hablando de superar el capitalismo, estoy hablando de socialismo.

BERNARD HENRI LEVY: UN PERSONAJE SINIESTRO DE PERMANENTE ACTUALIDAD.
A veces es necesario, aún sin ganas, hablar de individuos que son referente político e inmoral del pensamiento más reaccionario, que se hace pasar por humanista e incluso de izquierdas. Bernard Henri Levy ya escribió en 1977 "La barbarie con rostro humano", panfleto en el que afirma que el marxismo y el socialismo sólo conducen a la muerte absoluta. Hacía dos años que el pueblo de Vietnam había derrotado al imperialismo norteamericano, imperialismo que asesinó, según los datos conocidos, a dos millones de vietnamitas.
Es sionista fanático, defensor de Israel, pro capitalista y pro imperialista, provocador de oficio escudándose en su capa "filosófica", con un barniz bíblico-humanista para camuflar sus profundas convicciones reaccionarias. Hablando en plata, es mala persona, asesor "político" de Sarkozi, algunos afirman su ministro real de exteriores, y defensor de las guerras y matanzas de la OTAN, de los yanquis y del sionismo internacional. Su última hazaña impulsar los bombardeos, asesinatos torturas y destrucción de Libia. El mundo apestaría un poco menos si desapareciera.
Que no se me olvide: es referente también de algunos sectores que se reclaman de la izquierda.

Lectura: "La izquierda posmoderna (ninista) y su primavera árabe", de Fernando Casares en "El Insurgente", del día 4 de enero 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada