viernes, 29 de abril de 2011

PARO, BODA, SANTOS.

El mismo día que se anunciaba que, según la Encuesta de Población Activa (EPA), el paro rozaba en España los 5 millones, se celebraba en Londres la boda de dos mangantes que viven a cuerpo de rey, haya crisis o vacas gordas. Se entiende que crisis para los de siempre y vacas gordas también para los de siempre. En Roma mientras tanto se preparaba el teatro para "beatificar" a un papa. O sea, más paro y poco pan, derroche de escarnio en lujo y que siga la superstición. ¿ Saben qué es lo que me tiene más alucinado de todo esto ?. Se lo digo si no me guardan el secreto y se lo cuentan a todo el mundo, pues es muy simple y fácil de entender.
1º Que no haya una verdadera rebelión de gente en la calle contra el paro. Sí, ya sé que Rubalcaba y el ministro de Trabajo han dicho que ya se acabó el crecimiento del paro y que Rubalcaba y el ministro nunca mienten. Sé también que que hay muchos parados/as en la economía sumergida, como también dice el gobierno. Y es que la gente se busca la vida y se hace incluso tramposa para ganarse un salario, aceptando las condiciones que le impone el contratador-explotador, aunque el trabajo negro signifique no crear derechos para el futuro y liquidar el mercado de trabajo con algunos derechos garantizados, que era el resultado de largas y duras luchas del movimiento obrero. Y desarbolar un poco más cada día la unidad y sentido de clase, conformando una sociedad más individualista, insegura e insolidaria. Y el gran sindicalismo no se entera y si se entera mira hacia otro lado, mientras el gobierno de turno y el poder real les invite de vez en cuando a sentarse a una mesa y a hacer ver que les escucha. Ridiculo, si no fuera que contribuyen a liquidar el contrapoder real de los trabajadores/as, que ha permitido historicamente mejorar las condiciones de vida y de trabajo. Por tanto, patético.
2º La segunda cosa que me tiene asombrado es que millones de personas, la mayoría de las cuales tiene que trabajar duro para llegar a final de mes, boquiabiertos sigan las peripecias banales, horteras y multimillonarias de este par de farsantes que se han casado y de la banda de vividores que les circunda. Eso, en Londres, aquí y en Berlín, Roma o Nueva York. Viven con derroches escandalosos a costa del pueblo y el pueblo va a aplaudir sus bacanales.
Y 3º Que miles de personas vayan a Roma a "beatificar" a un personaje cuyos principales valores han sido tronar contra los rojos, defender una concepción arcaica de la sociedad y de la vida y que cuando ha hablado contra la guerra lo ha hecho no hiriendo los sentimientos de los causantes de las matanzas, me lleva a la conclusión de que este mundo está todavía atrapado en el miedo y la superstición, incapaz de afrontar la vida tal cual es, buscando y encontrando la solidaridad humana en los momentos difíciles. Los fundamentalismos e integrismos, sean musulmanes, católicos, judaicos o de cualquiera otra secta, son la forma de dejar para el otro mundo las soluciones a los problemas de éste. Otra cosa son esos hombres y esas mujeres a los que sus creencias les llevan a compartir la vida y los sufrimientos de los demás, o incluso a un compromiso de lucha que normalmente ha sido desautorizado por las direcciones religiosas.
En resumen, un día en el que la vida ha mostrado su parte más negativa. Esperemos a que mañana, o pasado, o el otro, cambie algo, porque seamos capaces de entender algunas cosas más que hoy, ponerlas en común y decirles basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada