lunes, 4 de abril de 2011

Otros retazos de la realidad.

El otro día, los corruptos Fabra, Camps y demás tropa del PP, acompañados por una selecta clientela de afínes, inauguraron el aeropuerto de Castelló, en el que no hay aviones ni se les espera. El aeropuerto es privado pero si pierde dinero se lo pagaremos todos. Hoy se ha abierto al público para que éste se pueda pasear por sus dependencias y pistas. Parece que han sido pocos los visitantes a tan apasionante aventura de conocer un aeropuertillo innecesario, tan innecesario como el de Ciudad Real, Lleida y otros que no recuerdo. Este país, continuará siendo de pandereta mientras lo dirija el pensamiento más cutre, folclórico y malversador de recursos económicos, sean éstos públicos o "privados". Mientras se reduce la financiación de infraestructuras sanitarias y educativas, se cierran quirófanos y dependencias y no se renueva ni contrata personal, se derrocha el dinero de la sociedad en aventuras económicas, sin ninguna utilidad económica seria y mucho menos social. No sé si la gente tendrá en cuenta eso en las próximas elecciones y dejará de votar a los energúmenos del derroche y la especulación. En todo caso, ésos ya han conseguido que una parte importante de la sociedad acepte la corrupción desenfrenada y la avale con su voto y baile al son del mal gusto y la banalidad.


PARO.
Ha vuelto a subir en Marzo. Toma reforma laboral, la que decía el gobierno que lo iba a reducir y la patronal que se iba por el buen camino pero que se debía profundizar la reforma, es decir, menos derechos laborales y más trabajo precario y a la carta. Lo hemos dicho y lo repetimos, la crisis actual y todas las crisis tienen responsables: el capital y sus testaferros. No son los trabajadores, ni los salarios, ni las pensiones, ni los derechos sociales, los causantes de la crisis. Mientras esto no quede claro y trabajadores, autónomos y emprendedores empresariales, no le digan basta al sistema e impulsen un tipo de economía basado en la planificación democrática de las necesidades y posibilidades reales, no hay solución ni alternativa a la situación actual. Cuando esto se produzca podremos hablar de responsabilidades colectivas y compartidas.


GRECIA E IRLANDA.ISLANDIA.
Grecia e Irlanda no pueden salir de su crisis estructural, producida por la expresión más asilvestrada del capitalismo, mientra tengan que pagar altísimos intereses por la deuda contraida. Cuando Grecia gastaba lo que no tenía y hacía trampas contables para camuflar todo tipo de derroches, ineptitudes y corrupciones, los principales paises beneficiarios, a traves de sus bancos y multinacionales, en especial la Alemania que ahora no quiere soltar un euro, invertían para conseguir el máximo beneficio en el menor tiempo posible. Irlanda, el milagro económico de los ultraliberales,el paraiso de los bajísimos impuestos para los "inversores", hablando en plata especuladores, se caía como un castillo de naipes y, finalmente, tuvo que buscar el rescate a precios de mercado. Hay que ver de lo que es capaz el mercado capitalista, enriquece a una minoría y empobrece a la mayoría. Dentro de un año, Grecia e Irlanda, tendrán que empezar a pagar intereses y deuda, lo cual, si no inventan otro milagro, reducirá aún más las posibilidades de recuperación económica, una recuperación que si sigue las mismas pautas de mercado-especulación-beneficio, será pan para hoy y hambre para mañana. Hay otra situación de bancarrota financiera en Europa, que es la de Islandia. El pueblo islandés ha decidido hacer lo correcto: no pagar la deuda producida por la especulación de los financieros, los de fuera y los propios, y meter a esos últimos entre rejas. Este es el ejemplo y el camino. A ver cuando aprenderemos. Por eso los medios de comunicación del pensamiento único esconden la decisión del pueblo islandés, tomada en referéndum, para que no sea imitado. Lástima que Islandia sea tan chiquita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada