domingo, 27 de marzo de 2011

Zapatero y los tirantes de Botín.

La foto de Emilio Botín entrando en La Moncloa con sus tirantes rojo hortera, para participar en una reunión convocada por Zapatero y su gobierno, es la imagen perfecta del tipo de reunión. Botín iba vestido con la elegancia del amo que, en su casa, llama al cocinero para que le prepare un par de huevos más. Luego irían llegando otros cuarenta, cada uno con su propia petición de menú. Presidiendo la mesa rectangular, el cocinero y la cocinera de la política económica, social y laboral más reaccionaria que yo soy capaz de recordar. !Y miren ustedes que las ha habido! Y, ¿ para qué estaba convocada la reunión ? Por parte de Zapatero, para recordar que estaba cumpliendo al pie de la letra con todas las ordenes recibidas meses antes por parte de casi los mismos comensales y que, además, esperaba nuevas ordenes para ponerlas en marcha de inmediato sin que le tiemble el pulso. Por parte de Botín y el resto, para exigir más medidas laborales y sociales que les permitan continuar con los grandes beneficios que continúan teniendo y aumentarlos. Finalmente llegaron a la armonía perfecta, un Presidente que se sacrifica por España y unos grandes tiburones del capitalismo que harán lo imposible para aumentar su riqueza empresarial y su patrimonio personal. Un Presidente que se arrastra a los pies de los ricos como un gusano y unos ricos que le piden que no se vaya, ni ahora ni en el 2012, ya que intuyen que a Rajoy y al PP les sería más difícil hacer la misma política que Zapatero, por aquello de que son la derecha y Zapatero, arropado en siglas del movimiento obrero sobre las cuales se ha ciscado hace tiempo, hará la misma política que el PP pasando por ser de centro izquierda. En definitiva, una reunión convocada por el Presidente del Gobierno para garantizar al gran capital español e internacional que él, su gobierno y su partido continuarán haciendo el trabajo sucio contra los trabajadores y las trabajadoras, reduciendo sus derechos laborales y sociales, sus salarios y pensiones, para que los causantes del caos económico y financiero puedan continuar sus tropelías y los MERCADOS, esos antros de la especulación, la corrupción y la ineptitud, estén tranquilos y confiados en que España no les hará perder un solo euro, un solo negocio. Este puede ser el resumen de esta nueva reunión entre amos y criados. Y aunque pueda producir sarpullido o vomitera, de nada sirve la declamación y la denuncia si no va acompañada de un programa político de cambio, apoyado por millones de voluntades en los centros de trabajo y estudio, en las calles y plazas, en las páginas de todo tipo de medios que ofrezcan una información honesta a la sociedad. Y en las próximas elecciones votar a IU. No es la hostia pero es lo mejor para los intereses de la gente trabajadora. No a la política neoliberal de Zapatero. No a Zapatero. No a la guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada