jueves, 17 de marzo de 2011

Qué paisanaje! Da lo mismo hombre o mujer.

Hace unos años Javier Solana, aquel antiguo izquierdista de quita y pón, reconvertido a peón bélico de los EEUU y de la OTAN, mandaba bombardear puentes, televisiones y gentes de Serbia, para castigarles y doblegarles por practicar, según afirmaban los mismos montadores de farsas que la montan hoy sobre Libia, 12 años después, una limpieza étnica contra los albano kosovares. La OTAN, y Solana como Secretario General de la misma, recogía diariamente las ordenes de Clinton, o de los diversos dirigentes europeos implicados en la guerra de destrucción contra Serbia, para convertir a Milosevic en el más brutal asesino de la historia desde la IIª Guerra. Al mismo tiempo, Solana y toda la banda, aplaudían, armaban y financiaban al llamado pomposamente Ejército de Liberación de Kosovo (UCK), una banda dirigida por mafiosos y criminales, tal como se ha podido constatar posteriormente. Un español, hombre, era el títere de los intereses que contribuyeron a destruir Yugoslavia. Este embustero todavía anda por los meandros del poder con cara hipócrita de buena persona, que cuando bombardeaba, recordarán, casi lloraba de sentimiento humanista, enemigo como es de la violencia.

Han pasado 12 años, ya no es un español el que está de títere al frente de la OTAN. Sin embargo tenemos dos mujeres en altos cargos de responsabilidad en el gobierno de España. Una, Ministra de Defensa, Carme Chacón; otra, Ministra de Exteriores, Trinidad Jiménez. Chacón aspira a ser candidata del PSOE a la Presidencia del gobierno, Jiménez no lo sé. Pues bien, esas dos mujeres, se supone que mandatadas por Zapatero, han sido las que más han insistido en los organismos políticos y militares de la llamada "comunidad internacional", para que las NNUU aprobaran rapidamente una resolución y la OTAN impusiera una zona de exclusión aérea sobre Libia, lo cual exige una intervención militar en toda regla. Vaya con el pacifismo de las mujeres cuando llegan al poder. Igual que el de los hombres. Yo no soy un obseso del pacifismo a toda costa. He defendido verdaderos ejércitos de liberación cuando se han enfrentado a la violencia, opresión, explotación o defendiendo la soberanía de sus paises contra la colonización, neocolonización o, simplemente, invasión para imponer el dominio. El caso más emblemático, entre otros, fue el del Ejército de Liberación de Vietnam, que derrotó el poderío imperialista de Estados Unidos.
Según han contado los medios, Solana, y otros, entonces se manifestaban contra los yanquis. Al cabo del tiempo eran mandados por los yanquis para bombardear, matar y destruir.
Pero, un poquito más cerca, frente a los preparativos de la guerra de Irak, Zapatero, la plana mayor del PSOE y, seguramente, Trinidad Jíménez y Carme Chacón, encabezaban las manifestaciones contra la guerra. Zapatero no se levantó cuando desfilaba la bandera de EEUU el día de las Fuerzas Armadas. Entonces mandaba el PP y Aznar se desmelenaba en el Parlamento, como dócil lacayo de Bush, para explicar con prepotencia y chulería fascistoide las mentiras de las armas de destrucción masiva y de apoyo al terrorismo integrista por parte de Sadam Husein y su régimen. Cuando Aznar-Rajoy-PP perdieron las elecciones generales del 2004, por el atentado terrorista de Madrid, la primera acción de gobierno de Zapatero fue retirar las tropas españolas de Irak, en cumplimiento de su promesa electoral. Acto que aplaudimos, como muestra que era de respeto a la opinión mayoritaria contra una guerra ilegal y criminal, que ya había producido centenares de miles de muertos y la destrucción de Irak. Continuábamos estando contra la guerra imperialista en Afganistan y estamos contra la posibilidad de una guerra de intervención en Libia. Jiménez no y la candidata a Presidenta tampoco. Así están las cosas. ¿ Alguién puede decirme las diferencias entre PSOE y PP en cuanto a la guerra ?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada