lunes, 22 de noviembre de 2010

Sostres y Esperanza Aguirre.

Esperanza Aguirre ha salido a defender a Sostres porque son tal para cual. La caverna se apoya siempre entre sí. Sostres es un personaje siniestro, cobarde, aunque parezca valiente por las cretinidades que dice, con machismo y chulería violenta, y acomplejado física e intelectualmente. Es el clásico tipo que caracteriza al fascista, en su caso presumiendo de una catalanidad de deformado mental. Esperanza Aguirre le defiende porque ve en él un ejemplo de sociedad: neoliberalismo, xenofobia, machismo de taberna y si las cosas van mal ya saldrá un golpista a ponerlas en su sitio. Por eso, una y otro defienden la política más agresiva de Estados Unidos, crímenes, torturas, mentiras e Iraks incluidos, comprenden el franquismo como una necesidad histórica, pasan por el nazismo como una exageración, no mencionan las fosas de Colombia, ni el genocidio de Guatemala. Son de memoria selectiva pero, eso sí, van a revolcarse con los gusanos proyanquis contra la Cuba que quieren ver desaparecida, se expresan en el más virulento lenguaje anticomunista, antisocialista y hasta antisocialliberal. Son un residuo de la parte más oscura y trágica de la cloaca de la historia. Espero que se den cuenta ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada