miércoles, 28 de abril de 2010

Lucha de clases,etnias y religiones.

Imaginemos que España,sus 17 autonomías más Ceuta y Melilla,o sus nacionalidades,naciones y regiones,como prefieran,fuera un pueblo con muchos problemas al que llegara un forastero que contemplara que la gente ,en vez de hablar,debatir,polemizar sobre diversas alternativas ideológicas y políticas a los problemas concretos,a los que afectan a la vida cotidiana y al bienestar y seguridad colectiva,se dedicara a buscar la esencia de su personalidad en orígenes más o menos lejanos, en identidades etnicamente diferentes,o en religiones y supersticiones diversas. Pues bien,esto es lo que se encontró el forastero: lo que en términos sociales definimos como lucha de clases es sustituido por luchas,o retóricas,étnicas y nacionalistas de diverso pelaje y por polémicas religiosas vergonzantes y vergonzosas para una sociedad pretendidamente moderna. Y la izquierda, en medio de todo ello,navegando al son que marca el patriotismo de las diversas derechas y perdiendo de vista su sentido histórico de universalización e internacionalismo socialista,o solidario,como prefieran,o bien entrando al trapo de esotéricos debates sobre la esencia de lo que quisieron decir los escribidores de los "textos sagrados",cuyo seguimiento utilizado por los poderes económicos y religiosos en todo momento,ha producido y produce devastadores enfrentamientos y crimenes.!Qué retroceso, señor!
Ante todo ello,qué se me ocurre pensar y decir para una acción teórica,social y política desde la izquierda,que sea intelectualmente solvente para enfocar las dos cuestiones:
1º.Sobre la cuestión nacional,nacionalista o de construcción permanente,estable y culminativa de España,o del Estado español,como les apetezca,defender sin ambages ni concesiones un estado federal,una república federal enfocada al socialismo,como forma social superior de organizacion.Esta propuesta tiene un doble objetivo:concluir un proceso histórico de convivencia y unidad de los y las que compartimos,a veces con duros enfrentamientos,un espacio común que se conoce como España y trabajar sin tregua para la unidad más fuerte y creativa de los hombres y de las mujeres que formamos el mundo diverso del trabajo,luchando colectivamente por la defensa de la mejora de las condiciones de vida y de trabajo aquí,con proyección internacionalista, pacifica y solidaria con el resto del mundo. A mi entender,esta es la única función y utilidad hitórica de los comunistas y de la izquierda que no abdica de sus pricipios y valores.Soy consciente de la dificultad de este objetivo. Cuanto menos tiempo perdamos en debates inútiles,mejor.
2º Sobre la cuestión religiosa,debemos partir de una premisa:somos laicos y defendemos que la educación,leyes y espacios de convivencia colectiva se fundamenten en un sentido laico,sin dar apoyo ni cobertura a ninguna expresión religiosa,respetando todas las que haya y teniendo en cuenta el poso cultural de cada una de ellas y su incidencia numérica en España.Yo soy ateo,y mucha gente que conozco también,y no queremos imponer a nadie nuestras concepciones del mundo y tampoco que nos impongan las otras. Por ello,no somos ateos militantes,sino agnósticos practicantes.
Es por eso que considero que debemos evitar enfrentamientos sobre el uso del velo islámico,quedando claro que el burka o similares no tiene cabida en nuestra sociedad y que en los espacios educativos públicos no deben tener cabida las expresiones religiosas. El velo,vestido de forma voluntaria,puede representar ahora una manera de defender una personalidad colectiva,teniendo en cuenta,además,que su generalización se ha acentuado en los últimos tiempos por la opresión,humillaciones y matanzas que sufre el pueblo palestino a manos del estado sionista de Israel,con la colaboración de EEUU.y la complicidad de Europa;por el genocidio realizado contra el pueblo de Iraq para robar sus riquezas;por la guerra y ocupación de Afganistan.
La convivencia es posible,sin imponer costumbres ni discriminaciones,sin aceptar involuciones en los derechos básicos de todas y todos,de hombres y mujeres. Defender esto puede significar chocar dialecticamente con quién quiera imponer su "verdad revelada",sea imán o Rouco Varela.

Volviendo al inicio,la lucha de clases como expresión de intereses diferentes,los intereses egoístas de una minoría y los de la mayoría de la sociedad,debe ser el debate colectivo y crucial para avanzar hacia una realidad que nos permita decir que estamos construyendo un mundo diferente. Un mundo necesario y posible,aunque difícil de construir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada