viernes, 18 de agosto de 2017

ESCARBARON E INSTALARON EL NIDO DEL ESCORPIÓN. 
Y LLORAN COMO FALSOS COCODRILOS SUS MUERTOS.
NO LLORAN POR LOS DE DAMASCO, SON DE TERCERA.

RECORDAD LA GEOGRAFÍA POLÍTICA. 
De Afganistán, Yugoslavia, Iraq, Libia, Siria, Yemen, siempre Palestina, a Europa, pasando por Madrid, París, Londres, Niza, Berlín, y ahora Barcelona. Un largo camino para preguntarse de una vez quién ha sido el máximo multiplicador y difusor del fanatismo salafista, un movimiento político-religioso de raíz sunnita que dice basarse en el Corán y la Sunna y que reivindica los orígenes del Islam para extender la ideología de extrema derecha del Wahabismo saudí y catarí entre los musulmanes. Ideología en la que los jefes del dinero y del poder impulsan el yihadismo en el mundo, de dos formas: utilizando las madrasas y financiando mezquitas para adoctrinar, y el terrorismo contra el "infiel", sea musulmán, occidental u oriental. Crean personas con un instinto primario religioso capaz de obedecer ciegamente lo que manden los profetas de los círculos terroristas que envían a los iluminados sin luz a matar y destruir en nombre de Alá, con la garantía de que tendrán garantizado el paraíso. Tienen dinero, poder, dominio de tierras y personas, a través del control de riquezas inmensas en países poco habitados y de impulsar el fanatismo homicida y suicida para imponer el terror. Algo difícil de controlar y hacer retroceder a estas alturas, aunque no haya otra alternativa que hacerlo.
Volviendo al inicio, vamos a citar otra vez a los estados y a algunos personajes responsables: En Afganistán, los EEUU con Nixon, Johnson, Carter, de presidentes, son los responsables de crear, impulsar, armar y financiar el terrorismo de los talibanes con Bin Laden, hijo de un gran jeque saudí, a la cabeza, aliado de EEUU contra la Unión Soviética hasta que decide independizarse y actuar por su cuenta. EEUU dan así la salida a un movimiento terrorista amplio, organizado y preparado. Reagan y Bush padre continuaron su tarea allí y en todas partes hasta que llegó Bill Clinton para, de acuerdo con los estados canallas europeos, generar la guerra de Yugoslavia, para fragmentar un país, bombardear Serbia, crear grutas de narcotraficantes y traficantes de órganos en Kosovo. Y luego, Bush hijo inicia con grandes mentiras la destrucción de Iraq con centenares de miles de muertos, apoyado por Blair y Aznar. Y Obama, el negro que tenía que cambiar el alma  asesina de EEUU con su premio Nobel de la Paz, hace más guerras que nadie, ayudado por Hillary Clinton, en Libia y Siria, de acuerdo con las "democracias feudales de extrema derecha de Arabia Saudí y Qatar", a las que España, con el rey y los presidentes de gobierno como acompañantes de los empresarios de las armas, vende grandes cantidades de armamento para que continúen asesinando y armando a los terroristas. Y la Europa moral y politicamente miserable, es la fiel machaca de los EEUU del intervencionismo, el saqueo y la guerra. ¿Extraña ahora que el terrorismo se extienda como mancha de aceite por toda la Europa en la que pueda actuar? Tanto Gadafi como Assad ya denunciaron lo que pasaría, y como se extendería el terrorismo por Europa con las políticas de EEUU y europeas. No se equivocaron ni en una palabra. 
Quiero terminar con algo que valore y ponga, como mínimo, a todos los seres humanos en un mismo nivel para ser respetados y contribuir a que vivan en paz y con respeto total entre las creencias y costumbres religiosas diversas que pretendan el bien para la gente, su desarrollo cultural y humano y el máximo bienestar material posible de forma solidaria. Las personas asesinadas en Madrid, París, Niza, Londres, Berlín, Estocolmo o Barcelona tienen el mismo valor y merecen el mismo trato que las que fueron, y son, asesinadas en Afganistán, Pakistán, Iraq, Libia, Yemen o Siria. Con ello denuncio a los que sacan el lagrimal de cocodrilo y vociferan sin escrúpulos, hoy en Barcelona, cuando son los hipócritas causantes o corresponsables de tanto dolor. Con esperanza de que algún día sea así: malditos sean los culpables ante los ojos de una mayoría, todavía desinformada, pasiva, o cómplice, que mira hacia donde le indica el poder.
   
SENTIDO PÉSAME Y SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL ATENTADO TERRORISTA DE BARCELONA Y CAMBRILS, CON SUS FAMILIARES, AMIGOS, ALLEGADOS, Y CON TODA LA GENTE BUENA Y DECENTE DE AQUÍ Y DEL MUNDO, QUE ES MAYORÍA, AUNQUE MUCHAS VECES NO LA DEJAN EJERCER. 
AHORA BASTE EL PÉSAME, HABLARÉ MÁS ADELANTE TAMBIÉN DE LOS ORÍGENES. PARA ACABAR CON EL TERRORISMO ES PRECISO ACABAR CON LAS CAUSAS QUE LO GENERAN Y DESENMASCARAR TOTALMENTE A LOS QUE LO UTILIZAN.


  

martes, 15 de agosto de 2017

LOS FACINEROSOS Y ENERGÚMENOS DE LA CULTURA.

Sabadell está gobernada por una coalición entre Unitat pel Canvi, ERC, Guanyem y Crida per Sabadell, en la que está integrada la CUP, con su alcalde desde Julio, Maties Serracant, después de sustituir al alcalde de ERC, que ha gobernado media legislatura. La concejal de (in)cultura, Montserrat Chacón, de ERC, encargó un estudio al "historiador" Josep Abad para cambiar los nombres de calles y plazas de Sabadell y adecuarlos a la nueva concepción de la historieta catalana, contada por facinerosos y energúmenos de la cultura, la política, la razón y hasta del más elemental sentido común. En el estudio, encargado por el ayuntamiento a un "historiador",  este no se corta un pelo y coincide con todos los fanáticos descerebrados de Sabadell y de Catalunya, planteando quitar el nombre de Antonio Machado de una plaza por "españolista y anticatalanista". Asimismo, y para que no decaiga el nivel de cretinidad, propone también que se tengan en cuenta los nombres de Francisco de Quevedo, por ser "hostil a la lengua, cultuta y nación catalanas"; y a Francisco de Goya, Calderón de la Barca, Garcilaso de la Vega, Luís de Góngora, José de Espronceda, Ramón de Campoamor, Gustavo Adolfo Bécquer, Leandro Fernández de Moratín, Tirso de Molina o Mariano José Larra, ya que son "paradigmáticos del modelo pseudo cultural franquista". Este engendro plantea renovar también las calles dedicadas a Agustina de Aragón, Bailén, Dos de Mayo, Numancia, Covadonga, Francisco Pizarro, Rif y Tetuán. Y para no quedarse corto y dar a conocer sus señas de identidad reaccionarias completas y evitar equívocos, suprimir también las calles dedicadas a Dolores Ibárruri, por ser seguidora de Stalin, y de Rafael de Riego, el creador del himno de la República.
Es muy preocupante que esto se produzca en Sabadell, ("quién te ha visto y quién te ve"), que fue, junto con Tarrassa y el Baix Llobregat, uno de los bastiones comarcales más fuertes, en Catalunya y en el conjunto de España, de las luchas del movimiento obrero y de CCOO, y una gran base de organización y trabajo de los militantes del PSUC y de otras organizaciones comunistas. Tanto fanatismo identitario, ignorancia e ineptitud sólo pueden conducir a la degradación de la vida política, social y cultural. 
A mí no me sirve ni me tranquiliza el desmentido del alcalde de Sabadell, afirmando que la plaza Antonio Machado continuará con el mismo nombre. El problema de fondo para todos es cómo se ha podido llegar a esta situación en la que un individuo, por encargo de un ayuntamiento de una gran ciudad como Sabadell, pueda atreverse a escribir y presentar a consideración un escrito que raya el filofascismo y, lo que es más grave, la imbecilidad total, que aún puede ser más peligrosa, eso sí, en catalán. Y todo ello en la línea de aquellos escritos y conferencias, en especial el simposio celebrado en Arenys de Munt (Barcelona), el 25 de noviembre de 2014, en el que Victor Cucurull, Albert Codinas, Jordi Bilbeny, Patricia Gabancho, Josep Mir, Francesc Jutglar, Isaac Mestres, Manuel Cuyás, (biógrafo de Jordi Pujol) Lluís Mandado, que defendió que la primera versión del Quijote en inglés fue traducida del catalán, y otros que convirtieron a Cervantes, Teresa de Jesús, San Ignacio de Loyola, Hernán Cortés, Américo Vespucio, Leonardo da Vinci, Erasmo de Rotterdam, y suma y sigue,  en conocidos catalanes de toda la vida, que nacieron al lado de su casa, con nombres tan catalanísimos como Joan Miquel Servent para Cervantes. El Simposio de Arenys, impulsado por la Assemblea Nacional de Catalunya, y organizado por el "Institut Nova Història" estuvo orientado por Miquel Sellarés, al que conocí hace más de 40 años como representante de CDC en la "Assemblea de Catalunya", nombre que utilizan ahora los secesionistas, un personaje al que todo el mundo esquivaba por marrullero y corto de luces. Concluir que Jordi Pujol, el "Molt Honorable" Presidente de la Generalitat durante 23 años, y autor de diversos saqueos del bien público, felicitó a Nova Història por la importante labor de recuperación de la verdadera historia catalana, tergiversada por los españoles durante tres siglos, y más. 
Creo que los de "Catalunya en Comú", todos sus componentes y compañeros de viaje, y sus avaladores en el conjunto de España, si todavía tienen capacidad para entender politicamente lo que pasa y a dónde conduce, deberían dejar de ser los elementos auxiliares de Junts pel Sí, la ANC, y toda la parafernalia nazional-secesionista, e impulsar consecuentemente una alternativa en Catalunya que pase por la defensa de las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores catalanes, de acuerdo con los trabajadores y trabajadoras de toda España, por el federalismo como culminación de la España autonómica actual, y en la perspectiva de una República orientada al socialismo, la paz y la solidaridad internacionalista. Paco Frutos Gras.
                                      
                                     VICTOR CUCURULL.
IDEAS, VALORES Y PRINCIPIOS Y LA REALIDAD.    

Que las ideas conservadoras tienen una inercia en su aplicación que no necesita ninguna dialéctica, está claro. La filosofía del beneficio como máxima de la economía capitalista, o de mercado como la llaman, frente al sentido social de la economía para cubrir con dignidad las necesidades básicas; la práctica de la extracción de la plus valía del trabajo asalariado o dependiente para así aumentar las ganancias y la acumulación de capital; consecuente con todo ello, la privatización de cualquier actividad o servicio público que pueda generar beneficios; convertir la educación en las escuelas o a través de la propaganda en los medios de comunicación en un antídoto contra la conciencia crítica pública; y, para no agotar el asunto, la falta de cualquier escrúpulo moral y político en utilizar la violencia y la guerra para dominar territorios, controlar o saquear riquezas, fabricar y vender armas para usar, o simplemente para vender y renovar cuando se consideren obsoletas, etc. Sin ir más lejos, he aquí una sucinta exposición de lo que son los "valores" conservadores al servicio de un sistema que se vende como el de la libertad y los derechos humanos en el mundo y para cualquier ocasión en la que los intereses de este sistema se pongan en cuestión. Sea ello en Vietnam, en Yugoslavia, o en Iraq, Libia y Siria. O en Chile, Uruguay, Argentina, Brasil, Venezuela.., antes y ahora. Hasta aquí un resumen suficientemente claro y explícito para comprender con facilidad el pensamiento y la práctica conservadora, de derechas, o como quiera llamarse, aunque dentro de ella, como en cualquier actividad humana hay más o menos fanatismo en su aplicación, dependiendo ya de la relación de fuerzas, del carácter individual de los que la aplican, o de la cultura social colectiva de donde se aplica.
Pasemos ahora, al pensamiento y a la práctica de "izquierdas", "progresista", "revolucionaria", "transformadora". Y para ello tengamos en cuenta algunos elementos de la realidad de los últimos 40 años: desde el Vietnam que derrota al imperialismo de los EEUU, después de una terrible guerra de éstos contra el pueblo vietnamita, a las relaciones actuales de práctica convivencia y colaboración en economía, inversiones, propiedad, y hasta colaboración militar; o en América Latina, que después de haber convertido al conjunto de países en "patio trasero", haberlos saqueado, amenazado e intervenido directa e indirectamente, dejándolos en la mayoría de casos en la indigencia económica y en la pobreza social, cuando empieza a haber una conciencia general de que aquello debe cambiar y algunos de  esos países, dirigidos por organizaciones o movimientos de izquierda revolucionarios o reformistas, deciden independizarse y defender su soberanía y la unidad latinoamericana, poniendo en marcha programas de desarrollo social y cultural, las fuerzas conservadoras de esos países, de acuerdo con EEUU y sus aliados europeos y mundiales, deciden intervenir de nuevo de todas las formas posibles para impedir la soberanía de cada estado y el proceso de unidad de todos los países de América Latina.
Al llegar aquí es necesario hacerse la siguiente pregunta: ¿Está reñida una política de valores y principios revolucionarios o de cambio social con un programa político que priorice, o articule en el tiempo, la solución de los problemas, poniendo en primerísimo lugar y orden los que afectan al hambre, los derechos sociales, la salud, la educación, o la vivienda, que son los problemas que sufre la población más pobre y humilde. En Venezuela tenemos un ejemplo de todo ello, la Revolución Bolivariana pone en marcha un ambicioso programa de reformas contra la pobreza, el hambre, por la educación, la salud y la vivienda, programa con resultados que son saludados por organismos internacionales de la ONU y otros como exitosos, pero cuando la financiación de este programa tiene algunas dificultades debido a la bajada drástica del petróleo, principal riqueza exportadora del país, las fuerzas de la derecha, que ya han intentado golpes de estado y han recurrido permanentemente a la violencia terrorista, al estraperlo y al boicot alimentario y sanitario, sin éxito, para recuperar sus viejos privilegios, se levantan con el apoyo del fascismo de EEUU, de Europa y del mundo, acusando al gobierno de Venezuela de todos los males que ellos engendraron y el gobierno soluciona, a pesar de las dificultades coyunturales.
Es en este crítico momento cuando se conoce con objetividad y sin triunfalismos ni demagogias la actitud de cada organización de izquierdas, progresista o revolucionaria. Ni es de recibo la actitud verbalmente prepotente de una "izquierda radical y revolucionaria" que culpa al gobierno bolivariano de moderado y claudicante, ni tampoco la de los demócratas inmaculados de salón que poco a poco van conformando sus opiniones a las del sitema: "Venezuela es una Dictadura política, inútil economicamente y socialmente". Y así se quedan satisfechos con el ninismo, siempre conservador. La dialéctica de fondo de una izquierda consecuente es la de que en ningún caso desaparezcan las ideas, valores y principios de fondo por la urgencia y el ritmo para enfrentar lo más perentorio, cayendo en un pragmatismo sin principios, ni tampoco dejar de hacer lo imprescindible de forma práctica para mejorar la vida de la gente, aunque ello no sean medidas pretendidamente "revolucionarias". 
En definitiva y de acuerdo con todo lo dicho, la retórica "revolucionaria" que no tiene en cuenta la situación económica, social y cultural concreta, es un camino seguro al fracaso. Y por el otro lado, si desaparecen las ideas, principios y valores que defienden otra sociedad posible en la vía socialista, un partido, un sindicato, un movimiento, se convierten en una especie de "Empresa de Trabajo Temporal", (ETT). Actualmente, en España y fuera de ella, hay demasiadas ETTs buscando asegurar un puesto de trabajo lo mejor remunerado para sus miembros. Sé lo difícil que es encontrar el camino justo entre la lucha por la justicia social, la igualdad, la paz y el socialismo, y el necesario realismo con principios para priorizar las urgencias sociales cuyas demoras acentúan el sufrimiento de muchas personas. Sé también que debemos ser consecuentes en la defensa de unas ideas, principios y valores que consideramos básicos para cambiar el mundo hacia un horizonte socialista.
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

sábado, 12 de agosto de 2017

LA DECLARACIÓN DE LIMA CONTRA VENEZUELA.
LUÍS ALMAGRO, UN NUEVO VERDUGO DEL RÉGIMEN.

Los EEUU, ahora con Trump, mandan, y los lacayos obedecen y dicen "Sí señor". Ricardo Luna, el ministro de Exteriores del siempre, hasta ahora, corrupto y reaccionario Perú, salvo escasas excepciones temporales, presentó una declaración contra el gobierno y pueblo de Venezuela, que fue firmada por los 12 países presentes en Lima, (Perú, Paraguay, Colombia, Brasil, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Canadá, Chile, Argentina, Honduras, México), a la que se sumaron Uruguay, Jamaica, Santa Lucía y Granada, al tiempo que los EEUU, con Trump a la cabeza, aplaudieron con las orejas al ver lo dóciles que eran los lameculos de América Latina, siempre dispuestos a ver qué les da el "el gran padrino" para enriquecer más a los ricos del continente a costa de robar aún más a sus pobres. Y mientras eso sucedía, como la continuación del gran escándalo y fraude contra la verdad sobre Venezuela, el nuevo bastardo al servicio del régimen, Luís Almagro, Presidente de la Organización de Estados Americanos, OEA, declaraba en su visita al estado terrorista de Israel, que en Israel sí hay democracia, en Venezuela no. Un individuo de esta catadura moral y política debería ser un firme candidato al presidio que se cree cuando sea posible juzgar y condenar a esos servidores del crimen.
En la firma de la declaración de Lima había tres países-- Honduras, Paraguay y Brasil- que acaban de salir de un golpe de Estado, y varios en los que se asesina a la gente como a perros rabiosos: en Honduras hace pocos meses a Berta Cáceres y algunos más menos sonados, en Colombia se continúa matando gentes de izquierda, pese a los acuerdos de paz y, para no ir más lejos, en Mexico son decenas los que son asesinados diariamente por las mafias del narcotráfico y el crimen, conchavadas con policías, militares, jueces y parte del poder político. Y el indeseable Luís Almagro no denuncia al gobierno de México  y a sus "fuerzas del orden". Los crímenes cotidianos de México no son su problema, ni los golpes de Estado contra Dilma Russeff y Lula da Silva. Pero hay una cosa más inquietante todavía para las personas que procedemos de la izquierda comunista, socialista y revolucionaria. Luís Almagro viene de la izquierda conocida como tal, del Frente Amplio de Uruguay y ha sido ministro de Exteriores con José Mujica, el Presidente, le llaman Pepe los amigos. Y como Mujica no ha abierto la boca con las fechorías actuales de su ex ministro, pregunto, ¿qué opina el señor Mujica de todo ello? Seguramente sería más interesante su respuesta que no que nos restreguen cada día por la cara la pobreza y austeridad de Mujica, que a mí me importa un bledo si no va acompañada de una actitud moral y política radicalmente honesta, valiente y comprometida con los valores que decía defender cuando pedía el voto. 
De la Argentina de Macri, el Brasil de Temer, el México de Peña, no espero nada bueno, son los servidores directos de los intereses yanquis en América, pero sí que suena a extraño la complicidad del Frente Amplio de Uruguay, este conglomerado de "socialistas, comunistas y demócratas de izquierda", presididos por Tabaré Vázquez, o la del Chile de la "socialista" Michele Bachelet, (si su padre, el militar asesinado por Pinochet levantara la cabeza!!), con lo cual sirven de alfombra a los EEUU, que ni siquieran van a la reunión de Lima, sintiéndose representados por el gobierno-compinche de Canadá.
Y qué dice la vieja "izquierda" europea y española, salvo las salvas solidarias con pólvora del rey por Cuba y Venezuela. ¿Se siente representada esta izquierda, con el PCE-IU-UNIDOS PODEMOS-DIE LINKE-EL PARTIDO DE LA IZQUIERDA EUROPEA....., a la cabeza, con Almagro, el Frente Amplio, el gobierno de Bachelet? ¿Es ya Luís Almagro el paradigma desenmascarado de todo lo que aún se llama izquierda y que ya ha traicionado todo lo que tenía que traicionar? La respuesta sólo puede venir de una gran reconversión de todo lo que historicamente se ha conocido como izquierda, en la cual podamos aportar nuestra energía como un grano más, o, si esto no es posible, de la reconstrucción de un movimiento que moral, ideologicamente y politicamente se crea las nunca viejas ideas de la emancipación económica, social, intelectual y política del ser humano. Para ello somos pocos pero cuando hay un solo camino, se debe recorrer, aunque muchos no veamos el final. 

                                      El canciller de Perú.
                           Tabaré Vázquez de Uruguay y Temer de Brasil.
                                           Luís Almagro.

miércoles, 9 de agosto de 2017

MIÉRCOLES, 9 DE AGOSTO DE 2017

No a la independencia de Cataluña. NO al 1-O, que no es un referéndum



Hoja informativa, número 1



Ayer comimos juntos un grupo de viejas amistades. Sindicalistas de la primera hornada. Sus nombres: Isidor Boix, Manuel Zaguirre, Josep Maria Rodríguez Rovira, Manuel Gómez Acosta, Pedro López Provencio y un servidor. También se encontraba el joven Juan Manuel Jurado. No pudieron asistir Josep Maria Rañé y Quim González, que se encuentran de vacaciones, pero que estaban al tanto (y comparten) lo que se cocinaba por los asistentes.

Compartimos la necesidad de hacer un gran acto en Barcelona, posiblemente en la tercera semana de septiembre. Acordamos elaborar un manifiesto-convocatoria cuya característica sería: «Por la unidad y solidaridad de la clase trabajadora de España.  NO a la independencia de Catalunya.  NO al 1-O, que no es un referéndum. Por los intereses y reivindicaciones del mundo del trabajo». Como es natural se designó a dos compañeros para la elaboración de este documento, que deberá estar redactado en un par de semanas, como máximo. También creamos grupo para todas las cuestiones de la intendencia del acto.

Pedimos a quienes estén de acuerdo con la propuesta que nos ayuden a darle la mayor difusión a esta noticia a través de todo tipo de medios, desde las redes sociales hasta las presenciales. 

Seguiremos informado.

La independencia de Catalunya y los sindicatos



Joaquím González Muntadas
Ex Secretario General de la Federación de Textil y Químicas de CCOO


Es cierto que la fábrica ha perdido centralidad en la vida social y el trabajo    protagonismo en el conflicto social, y con ello, al menos en nuestro país, la clase trabajadora como colectivo ha ido disminuyendo su protagonismo como sujeto político. Un ejemplo evidente lo vemos en el débil papel que está jugando el sindicalismo en el terremoto político y social que está representando el proceso secesionista que se vive en Catalunya, convertido en el centro de debate social y el tema central en los medios de comunicación, mañana, tarde y noche, tanto en Catalunya, como en el resto de España.

También en el hecho de que, hasta ahora, el sindicalismo ha pasado de puntillas sobre el debate de la independencia de Catalunya. No ha ido más allá de pronunciamientos y declaraciones genéricas de losprincipales líderes de CCOO y UGT sobre legalidades y formalismos, repitiendo tópicos y lógicos llamamientos al diálogo y a la negociación, o afirmando, como es lógico el respeto a la pluralidad de las opiniones individuales que puedan tener cada uno de sus afiliados y afiliadas, favorables o no a la independencia de Catalunya, o partidarios de participar, o no, en el “referéndum” convocado para el próximo 1 de octubre.

Las dos grandes Confederaciones Sindicales tienen aún pendiente debatir, reflexionar y dar a conocer sus opiniones sobre los efectos y las consecuencias que puede tener la independencia de Catalunya para la clase trabajadora de España y de Catalunya y también para su ideario y práctica de sindicato de clase. Sorprende que  este debate haya estado prácticamente ausente en los procesos congresuales que durante estos últimos 24 meses han celebrado todas las estructuras sectoriales y territoriales de CCOO y UGT.

La pregunta es, ¿qué ha cambiado y en qué se ha modificado el ideario y las prioridades de CCOO y UGT desde aquel Plan Ibarreche del año 2005? En aquella ocasión ambos sindicatos lo debatieron profusamente en sus órganos de dirección y se configuraron mayorías y minorías con opiniones diversas, como es lógico en organizaciones plurales. Pero ambos sindicatos fueron claros y contundentes, y juntos ejercieron un fuerte liderazgo en el rechazo de aquel Plan, un Plan que en sus objetivos era idéntico al que hoy estamos viviendo con el anuncio de “secesión” de Catalunya tras el 1 de octubre.

¿Qué ha cambiado en el movimiento sindical en España para que hoy parezca lejano  que se pudiera repetir aquel Manifiesto, encabezado por Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, secretarios generales entonces de CCOO y UGT, titulado ¡Sí, tenemos que decidir!.En respuesta a la propuesta, también de secesión, del nacionalismo vasco que representabael Plan Ibarreche declaraban:

“Oponernos a los intentos de fragmentación de España, sea por cualquier vía (Yugoslavia o Checoslovaquia). Proyectos que se amparan hoy en la perversión que identifica la defensa de la unidad de España con el franquismo. Esto no sólo es una falacia, sino que constituye una traición a la memoria de millones de demócratas, librepensadores, republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas y nacionalistas democráticos que estuvieron dispuestos a dejar su vida por la defensa de la libertad y la construcción de un proyecto común para todos los ciudadanos españoles

Y defender la libre y solidaria unidad del conjunto de nacionalidades y regiones de España, desde el respeto a su pluralidad y autogobierno, como el mejor medio para aumentar el progreso y la libertad de cada uno de sus territorios y ciudadanos. Debilitar su cohesión, fomentar la fragmentación o conciliar con ello, no beneficia a la “Europa de los pueblos” sino a la de las grandes potencias que aumentan su poder a costa de la desarticulación o la división de los países.”.

Esperemos que por el bien del mundo del trabajo ambos sindicatos recuperen pronto la iniciativa en este proceso impulsado por el nacionalismo catalán, que, si bien está cargado de emociones y para muchos de buenas intenciones, está también lleno de engaños. Y que, por el bien y el futuro del sindicalismo de nuestro país,  párrafos iguales o parecidos a los que firmaron hace doce años Camacho y Redondo no suenen hoy extraños para el movimiento sindical español y catalán.


No hay comentarios: